6 de septiembre de 2006
10:54 p.m.

Eje cafetero No 2

Aléguele a Galo
Armenia es la ciudad más pequeña de la zona, pero también es la más bonita. También es muy tranquila, demasiado tranquila, como que no ha despertado a su nueva realidad de "ciudad milagro". Los pueblos del Quindío quedaron muy distintos con la reconstrucción, lastimosamente en la mayoría de ellos se perdió ese aire paisa de las construcciones. Afortunadamente existe Salento, uno se siente como en un pueblo del suroeste antioqueño, está como congelado, como si todavía la colonización antioqueña estuviera en proceso.
Pereira es un caos total. Gracias a las obras del Megabus hay un taco horrible desde Dosquebradas. Aunque han embellecido la ciudad con muchas construcciones -centros comerciales, edificios, etc- se siente un ambiente raro, como de sentimiento de culpa, de rabia y de miedo. Tal vez por los traquetos que se pasaron de Cartago, tal vez por una novela de moda (por cierto, en las oficinas de Megabus hay una campaña que dice "Megabus. Orgulloso de la mujer pereirana".), tal vez por los metaleros. Ahora llegó la hora de responder a las preguntas típicas de Pereira.

Perras? Sí y no. No se puede generalizar, pero tampoco desconocer que el fenómeno del narcotráfico también genera estos comportamientos, cuando es más importante para una joven ser la novia del capo (o del pillo, según el estrato) que destacarse en algo que valga la pena. De cualquier forma se trata de un problema nacional, no es solamente Pereira la de esta problemática.
Traquetos? Sí, gracias a Cartago, a Don Diego, a Jabón y a Macaco, se parece a la Medellín de los 80.
Metaleros? Sí y no. Demasiado reggaetón, pero debo decir que alcancé a escuchar 3 canciones de metal en radio (bueno, metal gay español tipo mago de oz, no absolute hyper noise grind brutal death metal, pero metal al fin). Tal vez los fans noruegos de Twilight Glimmer se decepcionarían si fueran a Pereira.

2 Comments:

  At 3:01 a.m. Anonymous Sandel said:

Gracias por tu opinión. Pasé por Pereira de regreso de Medellín, la ultima vez que estuve en Colombia ... Uhmm
Me quedo entonces con mis recuerdos de la trasnochadora y morena?

  At 8:41 p.m. Blogger Galo said:

sandel
Pereira tiene su encanto y hay muchas cosas nuevas. Lastimosamente también está atravesando por un momento duro, pero recomiendo visitarla, sigue siendo la trasnochadora y morena. Esto no se trata de descalificar ni ensalzar ciudades, es simplemente una crónica (o un mal intento de ella). Saludos.