4 de octubre de 2006
8:40 a.m.

Del transporte público en Colombia

Aléguele a Octav
Sin duda la mayoría de nosotros ha utilizado alguna vez un bus para llegar a nuestro lugar de destino así que muy pocos se pueden quejar de falta de aventura en sus vidas. Después de unos cuantos años de exper...supervivencia, se puede recopilar a grandes rasgos lo que es un viaje en un típico bus colombiano:

Nos paramos en un lugar apropiado, frente a un charco, lo cual se traduce inmediatamente en desastre. Esperamos unos 5 minutos (10 si estamos de afán) a que llegue nuestro transporte, el cual no se detendrá si por alguna remota posibilidad (98% de los casos) decide hacer un sobrepaso (claro, un vehiculo mas lento, un taxi que para, un carro de la basura, un reciclador, etc...) lo que aumenta otros 5 minutos nuestra espera. Llega nuestro bus el cual se detiene justo en el charco, lo observamos y vemos como la gente está contra las ventanas, aprisionada, dudamos un momento, pero no hay nada que hacer, hasta el momento ya hemos perdido 15 minutos y el conductor ya nos está gritando que agilizemos. Así que allí estamos, dentro de una lata de sardinas gigante con ruedas, casi despedazándose, al menos eso parece al ver como las ventanas amenazan con desprenderse; caliente y húmedo por el CH (Calor Humano) acumulado, por que claro, la "señorita" en la ventana no la abre por que afuera hace frío; apenas sostenidos en un tubo metalico oxidado y sucio y por los cuerpos de una señora gorda a un lado y un anciano atrás (no quiero describir la desagradable sensación que produce su trasero rozanos todo el viaje). Si tenemos la "suerte" de ir sentados, seguramente la silla estará rota, no tendrás suficiente espacio para poner los pies y la señora gorda estará recostada sobre nosotros. De la forma de conducir de nuestro chofer ni hablar, éste cree que transporta ganado rumbo al matadero (de sardinas a ganado vamos progresando); cada curva, cada frenazo, es un reto a la resistencia de nuestros brazos y nuestras manos (con ampollas ya) que ahora se agarran firmemente a la varilla, con esto nos ahorramos unas cuantas flexiones (que no digan que no se hace ejercicio). Pero allí también hay espacio para la cultura, una emisora mal sintonizada con vallenatos o el "músico" que a "falta de apoyo" se ve obligado a cantar en los buses, castiga nuestros oídos con su desafinada voz.

El descenso es otra aventura, solo llegar a la salida es pararse, empujar, sobar, tumbar a la demás gente, tocamos el timbre (si lo encontramos) y no funciona (ya vamos a dos cuadras más allá de nuestro destino), entonces más vale que sepamos dar un silbido y mientras esperamos a que se detenga (dos cuadras más) y eso si se detiene, por que ha sucedido, muy rara vez (99.9 % de los casos) no se detiene y toca saltar...sobre un charco.

Sin duda hay más particularidades, pero resumiendo esa es la forma como indignamente somos transportados a diario...¿Quién se queja?.

4 Comments:

  At 11:54 a.m. Blogger galo said:

Uno después de montar en bus en Colombia se duerme practicando cualquier deporte extremo. El problema es que cada vez que se intenta regular el transporte o reemplazarlo por algo mejor (metro, metroplus, metrocable, etc) salen a llorar los transportadores y a armar paros y bloquar la ciudad. Y luego salen los políticos diciendo que por qué en Europa la gente usa el transpore público teniendo carro. Pues la respuesta es más que obvia, porque allá es rápido, cómodo y seguro.

  At 11:59 a.m. Blogger framto said:

En Europa hay eficiencia en el transporte público,en Colombia hay eficiencia para cobrar,no para prestar el servicio público.

En cuanto a los deportes extremos, para qué ir hasta Orlando,FLorida a montar en montañas rusas cuando aquí todo es extremo y no sabemos si salimos vivos.

  At 1:58 p.m. Anonymous JAM said:

Por supuesto que todos nos quejamos.. es realmente inaudito el tipo de servicio urbano que tenemos.. claro que la crónica se quedó un tanto laxa y seguro que no quisiste dejar ver las cosas como en realidad son. Sin embargo, con las cosas que cuentas ya nos haces recordar a todos que preferimos o bien caminar, o bien el transmilleno en el caso de Bogotá o bien dejar de comer e ir en taxi con tal de no tener que someterse de tal forma.
Disneylandia debería implementar algo como un bus en Colombia.. sería todo un éxito.

  At 2:36 p.m. Blogger Octav said:

Galo:
Es cierto, mientras no se logre integrar adecuadamente el transporte en la ciudad, los nuevos avances (metrocable y metroplus) serán de poca utilidad, y sí, nos esperan problemas cuando los buses sean sacados de servicio con la entrada del metroplus, como le sucedió y le sucede a bogotá.

Jam:
A lo que me refería con mi pregunta, es que en realidad nuestras "quejas" son solo lamentos, pues nadie las lleva a una instancia donde realmente sean tenidas en cuenta. Y si, fuí bastante laxo, pero no quería extenderme más (hay mucho que decir). Lo de Disney es buena idea, el guía podría ser Indiana Jones.