5 de marzo de 2007
9:31 p.m.

Un paisa en Bogotá (Parte 3) y en Ibagué

Aléguele a Galo
El clima en Bogotá estuvo realmente extraño. Extrañamente cálido. Realmente los días fueron muy bonitos en su gran mayoría pero el sol tan picante es un poco incómodo. Algo que me sorprendió fue que luego de una pequeña llovizna se alcanzaron a inundar algunas de las más importantes avenidas como la NQS, la Av. Caracas o la Calle 100. El estado de la malla vial en el norte es lamentable. En el sur ni siquiera se puede decir que haya malla vial. La enorme cantidad de huecos hace que muchísimas vías sean intransitables.

Por fin después de muchas idas a Bogotá pude ir al Museo Nacional. Realmente vale la pena. El recorrido a través de la historia de Colombia, con pinturas, elementos que pertenecieron a importantes personajes, documentos históricos escritos, imágenes y videos permiten comprender muchísimo mejor todo lo que ocurre en nuestro país. Entre otras cosas se da cuenta uno de las razones de las migraciones en Colombia. Bogotá es la ciudad a la que más personas llegan de otros lugares. Esto le ha dado un sabor único puesto que es posible encontrarse con gente de todas partes, conviviendo perfectamente. Algo que lastimosamente entre clases sociales. Es triste ver cómo aparte de la desigualdad y la poca movilidad social, el clasismo es impresionante en la capital. La primera pregunta que le hacen a alguien cuando lo conocen es "¿Dónde vives?". Eso es realmente vergonzoso. Además el trato hacia porteros, empleadas del servicio y demás por parte de sus empleadores es inhumano en muchos casos. Afortunadamente ese no es el trato hacia los paisas, puedo decir que quedo muy agradecido con los rolos quienes siempre me trataron bien y siempre me hicieron sentir como en casa.

En Ibagué no estuve más de un día y es poco lo que puedo decir. Al igual que con los rolos, cabe destacar la amabilidad del pueblo tolimense. La entrada a Ibagué es muy bonita, se puede ver el Banco de la República, también se ven las grandes industrias arroceras a lado y lado de la carretera. Asímismo, se ven concesionarios donde venden carros lujosos. Lo increíble es que esta misma ciudad tenga un sistema de aguas tan deficiente, el agua no es potable en la mayor parte de la misma. Algo mínimo que debería tener la ciudad de donde salen las monedas del país. Espero en una próxima oportunidad conocer más de cerca a Ibagué y a los tolimenses.

4 Comments:

...... ehhh, como decirlo.... ehhh, ¿Que paso con la critica destructiva? eso estuvo tan constructivo que me ardieron los ojos... OHHH NO, EL CIVISMO, EL DOLOR, EL DOLOR AHHHHHHHH.

Jeje, no en serio bacana su experiencia en rolota, espero seguir conociendo apartes de su intrepido viaje a la fria (ex-fria mejor) capital culombiana

  At 8:58 a.m. Blogger Galo said:

metalfelipe
Tenés razón, me estoy volviendo muy constructivo, esto ya es preocupante, ¿será que terminaré siendo todo un pokemon?

Jajaja no mentiras, aunque hay cosas que no me gustan y las mencioné, no podía descalificar a Bogotá como ciudad cuando tengo un buen concepo en general de ella. Esta es la última parte de la crónica, si alguien quiere saber algo más que pregunte. Saludos.
Los grandes desequilibrios económicos parece que son generales en todo el mundo. No existe casi una sociedad media. Bogotá puede ser solo un reflejo de eso.
Y no es bueno que sea así.
Pero es peor la falta de humaidad de los que lo tienen todo y las mas de las veces sin hacer nada, solo nacer donde hay.

  At 9:16 p.m. Blogger Galo said:

carlos martinez
Lo que decís es totalmente cierto. La falta de humanidad de muchos es impresionante y es algo que ocurre en todo el mundo. Saludos.