18 de enero de 2008
3:09 p.m.

Un paisa en Buenos Aires (Segunda Parte)

Aléguele a Galo
Contrario a la imagen que tienen muchas personas, los argentinos se caracterizan por su amabilidad y hospitalidad, al menos con los colombianos, aunque no falta la gente extraña. Cuando iba en el bus desde el aeropuerto me tocó al lado de una enfermera que me amenizó el trayecto dándome una serie de recomendaciones que pueden trastornar a alguien que acaba de llegar a un país. De entrada me dijo que averiguara el hospital público más cercano al sitio donde me iba a quedar, que no saliera con billetera sino que escondiera la plata en diferentes bolsillos y en las medias, eso sí que saliera con algún documento poco importante para que me reconocieran en una clínica (menos mal no dijo morgue) y cosas por el estilo. Los argentinos andan un poco paranoicos al respecto, estaban acostumbrados a vivir en un país seguro y de un momento a otro afloró la delincuencia. Y la situación se ha complicado, a mi hermana la atracaron y le robaron la cámara como he contado en posts anteriores, en la Avenida 9 de Julio, frente al Hotel Marriott y de día, lo que demuestra que tienen problemas de seguridad, pero de ahí a vivir encerrado hay mucho trecho, o tal vez lo digo porque en cierta forma los colombianos hemos aprendido a convivir con la inseguridad.

Otra cosa que me gustó de Argentina es la organización de eventos. Pude estar en el concierto de Soda el 21 de diciembre (aprovecho para chicanear) y fue excelente, aunque Cerati habló más de la cuenta. El concierto que duró tres horas y media fue sencillamente espectacular. También fui a la despedida de Julio Bocca al otro día en el obelisco, otro gran evento con un marco inmejorable. Aparte de la calidad de Soda y de Bocca y quienes estuvieron con él, me gustó mucho el orden en ambos eventos, algo a lo que no estamos acostumbrados los colombianos quienes no respetamos numeración, ni filas y todos los conciertos grandes terminan con más de un desmayado por asfixia. Recuerdo que en el de Soda había niños y viejos, algo impensado en Colombia donde probablemente no los dejarían entrar por razones de seguridad.

Para finalizar quiero decir que dentro de todo me quedó una muy buena imagen de Buenos Aires y de la gente de allá (aunque no estoy de acuerdo con Patton, me gustan más las paisas que las argentinas reconociendo que vi mujeres muy bonitas allá). Es una ciudad que apenas se está levantando de una gran crisis y ha tenido grandes inconvenientes como aquí se han mencionado pero a pesar de todo vale la pena conocerla.

5 Comments:

  At 9:21 p.m. OpenID Patton said:

En ningún momento escogí las de un lado u otro. Lo que yo dije es que hay un notable mayor porcentaje de "mamacitez" en las calles allá que acá. Y no me venga a decir que no, porque ambos sabemos que sería mentira.

Eso de las advertencias de seguridad dan un poco de risa ... a nosotros. En verdad que estamos bien curtidos.

Lo de la decencia... lo viví cuando fui a fútbol, supongo que es igual para todo. Imagino que muchos envidiarán su presencia en el "último-no-último" concierto.

Buenos Aires es encantadora. Para visitarla.

  At 11:22 a.m. Blogger Lully said:

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo
Los argentinos son adorables y ellas son muy acogedoras. Mi primo estuvo por allá y vino encantado, claro, también opinó lo mismo que tú en cuanto a ver mujeres por Medellín. La hermana de mi ex, con quien llevo muy buena relación, vino encantanda de Argentina y me lo recomendó como un sitio para conocer pero sí, la inseguridad reina pero igual por acá sucede similar. Rico que hayas disfrutado de la ciudad y sus conciertos, envidiable.

Te dejo un abrazo!

  At 4:57 p.m. Blogger Galo said:

patton
jajaja vamos a iniciar una polémica por esto. A mí el porcentaje de "mamacitez" que hay en Medellín me parece muy alto, de allá me gustaron mucho sus caras, pero muchas tienen cuerpos extraños, toca definirlo por aplausómetro o algo así.

Sí, la mayoría de nosotros (menos mi hermana) hemos desarrollado una habilidad para manejar ese tipo de situaciones. Ellos lastimosamente van a tener que aprender también.

Sí, son muy decentes cuando están en eventos públicos. Ahora que me acuerdo, dentro del discurso que se echó Cerati dijo que muchos habían dicho que era por plata (yo lo digo y lo sostengo) y que existía la posibilidad de volver a reunirse (lo cual todos suponíamos). De cualquier forma fue muy bueno el concierto, por los motivo$ que fueran y valió la pena haber estado ahí.

Tenés razón, es encantadora. Saludos.

lully
Por lo visto las percepciones son muy parecidas de quienes visitan Buenos Aires. Ojalá tengás la oportunidad de ir, es una gran ciudad, con todo y los lunares que he mencionado y otros que se me habrán pasado. Un abrazo.
Hola Galo: A mi Buenos Aires me gustó muchísimo por la comida, por la arquitectura, por la amabilidad de la gente (a mí todo el mundo me trató muy bien). Y curiosamente me pareció una ciudad muy segura, caminé a altas horas de la noche (obviamente no fue por la mitad de Villa Fiorito) y no se me ocurrió en ningún momento separar los billetes en diferentes bolsillos ni cosas por el estilo.

Me alegra mucho que hayas podido conocer la ciudad.

Finalmente, en cuanto al grado de 'mamacitez', me quedo con Medellín mil veces. Las mujeres argentinas son lindas, pero es una raza más agraciada con los hombres que con las mujeres. Las paisas, con todo respeto, se las llevan por delante.

Saludos,
vS

  At 4:56 p.m. Blogger Galo said:

víctor solano
Es cierto, la arquitectura, la comida y la amabilidad de la gente son lo mejor de Buenos Aires. Lo de la seguridad es relativo, yo caminé a altas horas de la noche también y no me pasó nada (al igual que lo hago en todas partes, incluidas Medellín y Bogotá). Para mí la seguridad depende de uno, de "no dar papaya" sin importar el sitio donde uno esté. Para mí tiene que ver con que los argentinos no estaban acostumbrados a la situación actual, pero tampoco es que uno tenga que salir a mercar con escoltas.

Bueno, yo también prefiero las paisas, pero son gustos, de cualquier forma allá se ven mujeres muy lindas, eso es innegable. Saludos, qué bueno tenerte por acá.